Prevención de Blanqueo de Capitales y la LOPD

La Ley 10/2010, de 28 de abril, de Prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo (en adelante LPBC-FT) impone a los sujetos obligados por la misma una serie de obligaciones tendentes a la prevención del blanqueo de capitales que necesariamente supone el tratamiento de datos de carácter personal: deberes de diligencia debida, comunicación al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC), etc….

La naturaleza de las obligaciones que impone la citada LPBC-FT y las especialidades exigidas por la misma implica la creación de ficheros específicos.

El artículo 32 de la LPBC-FT, bajo la rúbrica “Protección de datos de carácter personal”, es el más directamente relacionado con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, en la medida que establece lo siguiente:

El tratamiento de datos de carácter personal, así como los ficheros, automatizados o no, creados para el cumplimiento de las disposiciones de esta Ley se someterán a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 y su normativa de desarrollo.

Por su parte el artículo 2 de la LPBC-FT establece quienes son los sujetos obligados por dicha normativa.

Del contenido de ambos preceptos, y siguiendo el criterio adoptado por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), os informamos que se deberá dar de alta un nuevo FICHERO que denominaremos “PREVENCION DEL BLANQUEO DE CAPITALES”, para aquellos sujetos que desarrollen cualquiera de las siguientes actividades:

– Las actividades de promoción inmobiliaria, agencia, comisión o intermediación en la compraventa de inmuebles.

– Las personas físicas o jurídicas que actúen en el ejercicio de su profesión como auditores, contables externos o asesores fiscales.

– Los notarios y los registradores de la propiedad, mercantiles y de bienes muebles.

– Los abogados, procuradores u otros profesionales independientes cuando participen en la concepción, realización o asesoramiento de operaciones por cuenta de clientes relativas a la compraventa de bienes inmuebles o entidades comerciales, la gestión de fondos, valores u otros activos, la apertura o gestión de cuentas corrientes, cuentas de ahorros o cuentas de valores, la organización de las aportaciones necesarias para la creación, el funcionamiento o la gestión de empresas o la creación, el funcionamiento o la gestión de fideicomisos, o cuando actúen por cuenta de clientes en cualquier operación financiera o inmobiliaria.

– Las actividades relacionadas con el comercio de joyas, piedras y metales preciosos.

– Las actividades relacionadas con el comercio de objetos de arte y antigüedades.

– Las actividades de inversión filatélica y numismática.

– Las actividades de transporte profesional de fondos o medios de pago.

– Las actividades de giro o transferencia internacional realizadas por los servicios postales.

– Fundaciones y Asociaciones. Todas sin excepción sean o no de titularidad pública.

Con la premisa de que facturen más de 2 millones al año y más de 9 empleados.

En resumen, desde el punto de vista de la protección de datos de carácter personal, la normativa del blanqueo de capitales nos obliga, según el artículo 32 de la misma se debe crear un nuevo fichero para las finalidades establecidas en la normativa de blanqueo de capitales e inscribirlo en la AEPD.

La inclusión de los datos de carácter personal de los afectados estará exento tanto de la obligación de información como del consentimiento exigido en la LOPD en cumplimiento de la propia Ley, así como tampoco se prestará el consentimiento para la cesión de dichos datos a la autoridad competente en materia de lucha contra el blanqueo de capitales o financiación del terrorismo.

No serán de aplicación a los ficheros y tratamientos las normas contenidas en la LOPD referidas al ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. En caso de ejercicio de los citados derechos por el interesado, los sujetos obligados se limitarán a ponerle de manifiesto lo dispuesto en el artículo 32 de la Ley.

El fichero o ficheros creados por las empresas obligadas a ello deberán cumplir con las MEDIDAS DE SEGURIDAD DE NIVEL ALTO previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal.

La existencia de este fichero “Prevención del blanqueo de capitales” implica, pues, la adopción de medidas de seguridad de nivel ALTO y por consiguiente un nuevo argumento técnico-jurídico que avala la obligatoriedad de la auditorías establecidas en los Art. 96 y 110 del Real Decreto 1720/2007 sobre protección de datos de caracter personal.

versiongalega.com
Estudio creativo vale por 2: )